<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8928546\x26blogName\x3dnotas\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://notasdeluzdevelador.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://notasdeluzdevelador.blogspot.com/\x26vt\x3d1223717632933887044', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

notas

del blog moleskine literario

Inquisiciones. Premios PUCP ¿qué pasó?

por Abelardo Oquendo.
Publicado en "La República" (7-1-06)

En el año 2004 la Pontificia Universidad Católica del Perú convocó a poetas, narradores y ensayistas no mayores de 40 años a concursar por un premio de 10 000 dólares en cada uno de esos géneros más la publicación de las obras premiadas. El prestigio de la institución, el monto del premio y el despliegue publicitario de la convocatoria despertaron un gran interés.
Hubo incluso quienes objetaron el límite de edad y argumentaron contra él públicamente. No les parecía apropiado que se estimulara con tanta generosidad la producción intelectual de los más jóvenes en un medio que carece de formas de reconocimiento que consagren la obra madura. Y no faltó gente de mala entraña pero de mejor autocrítica que trató de desvirtuar, antes de que por primera vez se concediera, un premio que sabía fuera de su alcance.
Se creó, así, una expectativa que se mantuvo hasta la dación de los premios y, conocidos los ganadores, se trasladó a las obras premiadas. Pero los meses empezaron a correr sin que estas vieran la luz. Cuando al fin aparecieron, terminando el 2005, solo los más atentos lo notaron, pues lo que en torno suyo habían generado los premios PUCP se había ya desvanecido o era un vago recuerdo. Y la convocatoria a uno nuevo, ya no a tres sino a uno solo, esta vez de fotografía, dio la impresión de un retraimiento. El contraste entre la publicitada convocatoria a los premios inaugurales y la asordinada y tardía aparición de los libros premiados no podía haber sido mayor.
Si a todo ello se agrega la modestísima tirada de esos libros es imposible no sorprenderse. Lo que empezó tratándose como un acontecimiento extraordinario en nuestro medio –y lo era- se abandonó en manos de una instancia –la editorial- que lo procesó como una edición más, por completo ordinaria.
Lamentable, pues las tres obras premiadas merecían un lanzamiento especial. El que esto no haya sido previsto en el plan de los premios es un defecto que atenta contra la razón misma de su creación: difundir el fruto de nuestros nuevos talentos. Para esto último, como es obvio, no sirve de mucho encender los reflectores sobre el autor y apagarlos cuando sale su libro.
Aquí la relación de los autores que recibieron los Premios Nacionales PUCP 2004 y de las obras premiadas: Luis Andrade Ciudad: Aguas turbias, aguas cristalitas. El mundo de los sueños en los Andes (Ensayo); Alexis Iparraguirre: El inventario de las naves (Cuento); Elio Vélez Marquina: Sansón ebanista (Poesía).
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »