<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8928546\x26blogName\x3dnotas\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://notasdeluzdevelador.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://notasdeluzdevelador.blogspot.com/\x26vt\x3d1223717632933887044', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

notas

del blog moleskine literario

Aclaración de Ricardo Virhuez

Estimados amigos:
El Congreso de escritores peruanos en Madrid ha provocado diversas reacciones entre sus participantes y algunos de ellos han escrito notas en los medios donde trabajan o colaboran opinando sobre el mismo con la más amplia libertad. Incluso varias de esas opiniones han sido reenviadas por correos electrónicos y se han comentado abiertamente. Pues bien, hace poco he leído una nota publicada en internet por una persona ávida de notoriedad (pueden leerlo en http://notasmoleskine.blogspot.com/) que acusa a la Revista Peruana de Literatura, que dirijo, de haber publicado un artículo sobre el congreso de Madrid. Evidentemente, solo la ignorancia y desinformación de este sujeto puede hacerle suponer tal cosa, pues la RPL es una revista trimestral de literatura peruana que investiga y difunde los aspectos más plurales de nuestra literatura. No hemos escrito aún ninguna crónica sobre el evento
porque hemos asistido sorprendidos a una suerte de "versión oficial" sobre el congreso plagado de mentiras y falsas declaraciones publicadas en El Comercio, Perú.21 y Caretas. Pero teniendo en cuenta que los sujetos que redactan dichas notas provienen precisamente de ese sector criollo enquistado en el poder y la corrupción y que se hacen pasar como "representantes" de la actual literatura peruana, más que sorpresa habría que hablar de reafirmación de una realidad tan penosa como inevitable. En primer lugar, estas versiones "oficiales" mienten cuando hablan de una dicotomía andino-criollo que habría sido la base de la discusión en Madrid.
En lo absoluto se planteó un problema de enfrentamiento entre "andinos" y "criollos", ya que la mesa sobre literaturas regionales, donde se trató el tema de los escritores criollos (y no de "literatura criolla"), realizó una amplia lectura sobre la literatura costeña, andina, negra, y mi exposición trató sobre literatura amazónica, tanto indígena como hispana e incluso judía. Como se ve, el espíritu de las mesas en Madrid fue el reconocimiento elemental de nuestra diversidad cultural y literaria. Que yo sepa, nadie jamás planteó otra cosa durante el congreso. Lo sorprendente, sin embargo, es que de pronto los escritores criollos aboguen por la "diversidad" literaria, por la "multiplicidad" y que "hay espacio para todos". Y eso lo afirman sujetos que precisamente, en los medios donde filtran la información cultural, cierran los espacios a todo aquello que esté fuera de su círculo de intereses, es decir a la mayor parte de la literatura peruana precisamente.
Uno se preguntará sanamente por qué esa repentina apertura, por lo menos de palabra, y creo que la razón es simple. En el congreso en Madrid se explicaron las características literarias de los narradores criollos, y la conclusión fue tajante: es una mala literatura. Incluso muchos de sus libros son simplemente subliteratura. Sin experimentación ni buen manejo del idioma, con temas banales e intrascendentes, sin el conocimiento básico de recursos y técnicas narrativas, los escritores criollos hacían una mala literatura que pasaban de contrabando como la "literatura peruana". Y si no, lean esos mamotretos promocionados como "éxitos de venta" plagados de lugares comunes y pobreza lexical. Los narradores criollos (jarjachas, les decía Dante Castro; rivagüeritos, un amigo desde Madrid) creen que los demás escritores peruanos (es decir, casi todos) les tienen envidia. Uno se pregunta si es posible envidiar la mala calidad. En fin, por lo menos estos sujetos logran unir con facilidad la arrogancia con la imbecilidad. Que el sujeto que motiva esta aclaración escriba con las mismas limitaciones de como habla, sin el menor respeto ni por el idioma hablado ni el escrito, es sin duda un problema de la naturaleza que nadie podrá resolver. Se dice que el libro debe hablar por sí mismo, pero hay libros que solo tartamudean su impotencia. La mala literatura seguirá siendo mala aunque goce de los favores de ciertas editoriales o de programas de Tv aburridos y que no aportan nada en favor de la cultura nacional.
Lamentablemente, este no es el tono de nuestros escritos, y los amigos sabrán disculpar. Pero la nota publicada por este sujeto, si bien no vale la pena de comentar más, merecía más que unas palabras de aclaración.

Hasta pronto.

Ricardo Vírhuez Villafane
Revista Peruana de Literatura
Director
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »