<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8928546\x26blogName\x3dnotas\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://notasdeluzdevelador.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://notasdeluzdevelador.blogspot.com/\x26vt\x3d1223717632933887044', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

notas

del blog moleskine literario

Comunicado de la Cámara Peruana del Libro

Cuando hay dos personas testarudas, es imposible llegar a un acuerdo. "Conciliar" no significa ganarle al otro ni sacar ventaja, sino aceptar que ambos deben ceder un poco para que los dos obtengan un beneficio. Eso está ocurriendo ahora entre el ALPE y la CPL, ninguno está dispuesto a conciliar, a ceder o siquiera a sentarse a conversar. La Cámara Peruana del Libro envía a los medios hoy un comunicado cuyo lenguaje, de manera inconfundible (llamar a la ALPE la autodenominada Asociación Peruana de Editores, para empezar), es belicoso y sin afán de conciliación. Quizá pueden argumentar que ese tono es una respuesta a un tono también beligerante de la ALPE (incluso me han comentado los de la Cámara de unos emails insultantes e injuriosos contra los directivos de la CPL, cosa que no dudo porque esos emails han llegado a mi blog también pero no los he colocado para no descender el nivel del debate), pero incluso bajo ese razonamiento el tono es inaceptable. Si no son capaces de ceder ni siquiera en el tono de sus comunicados, ¿cómo podrán llegar a un acuerdo sobre los stands?

Dejo aquí el Comunicado de la Cámara Peruana del Libro, en el que podemos leer los siguientes ítems, que son los puntos de desencuentro según la CPL:
a. No cuenta, como exige la ley, con personería inscrita en los Registros Públicos ni está registrada ante la Sunat, por lo que es legalmente una institución informal que, como tal, limita la defensa de nuestros derechos por las vías pertinentes.

b. Ha pretendido lograr su participación en la Feria apelando a un subterfugio contractual al cual, violando los reglamentos de participación en la Feria, se ha prestado Ediciones Peisa S.A.C.Porque, en su calidad de socio de la CPL, Ediciones Peisa S.A.C. solicitó participar en la Feria Internacional del Libro con una isla de 72 m2 y un área adicional de 36 m2, solicitud que le fue aprobada en virtud de las facilidades –preferencia para la separación de espacios y costos 25% más bajos que los vigentes para los no socios–que la CPL le otorga a sus miembros.

c. No obstante, la aprobación del uso del área adicional le fue cancelada luego de que, en el proceso de evaluación de participantes que realiza la CPL por reglamento, descubriera que dicho espacio no sólo sería subarrendado a ALPE por Peisa sino que la editorial había realizado una convocatoria, entre afiliados y no afiliados del ALPE, para hacer uso de tal espacio a cambio de montos específicos –de S/. 720 y S/. 900, según pruebas que obran en nuestro poder–, lo que configura un mecanismo ilegal de subarriendo y representa una flagrante violación de lo dispuesto en nuestro Reglamento de Participación, el cual ha siso aceptado por todos los solicitantes.

d. Y es que las membresías que ostentan en nuestra institución y el reglamento de participación en actividades como la Feria que venimos organizando, prohíben explícitamente, a todos de nuestros socios, el otorgamiento y cesión unilateral de espacios a terceros, aún cuando éstos terceros compartan con el socio participante su pertenencia a cualquier otra asociación.


Bueno, con esto cada uno ha lanzado su artillería pesada. Ahora solo queda conciliar. Dadas las cosas, resulta muy difícil interpretar qué es subarriendo y qué es representación comercial, por lo que seguir discutiendo sobre ese punto es ocioso. Lo mejor que podría hacer la CPL para evitar líos es limitar el cupo de stands que pueden pedir sus asociados (así como los socios de determinados clubes solo pueden compar un cupo limitado de asientos en un evento especial; y se les permite que ellos hagan lo que quieran con esas entradas, incluso revenderlas, siendo aún responsables de ese sitio obviamente), de tal manera que cada una tenga derecho solo a aquellos que realmente va a necesitar. El arreglo, entonces, no debe ir por ahí sino por el lado de conseguir la mejor manera (ya sea cediendo la CPL los stands inicialmente asignados, o aceptando nuevos stands la ALPE a cambio de un mejor precio) de que estos editores independientes estén presentes en la FIL Lima y todos podamos disfrutar de ella plenamente.

Labels:

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »